Organizaciones y activistas LGBTI solicitan que el TSE dé marcha atrás en esta decisión

Incorporar nuevamente el nombre de la madre y el padre registrales en la cédula de identidad de las personas, tras 18 años de haberse eliminado esta información en el documento de identidad, es un retroceso en materia de derechos humanos.

Esta es la posición del Frente por los Derechos Igualitarios (FDI), en representación de múltiples organizaciones por los derechos de las personas LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, trans, e intersex) y activistas independientes.

Por este motivo, el FDI envió una misiva al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), solicitando que se dé marcha atrás en la decisión, pues se considera que el incluir estos datos puede vulnerar la dignidad de las personas y estigmatizarlas. Los motivos por los cuales el FDI considera esto son los siguientes:

  • Refuerza la idea de que en Costa Rica solo existe un tipo de familia (madre, padre, hijos e hijas), ignorando la amplia diversidad, que incluye madre con hijas/hijos, padre con hijas/hijos, abuela y/o abuelo con nietas/nietos, y las familias homoparentales (dos mamás o dos papás).
  • Las personas que han sido víctimas de violencias intrafamiliar, por parte de su padre o su madre, se verán forzadas a cargar con el nombre de quien les agredió en su documento de identidad.
    No se ha dejado claro qué se hará cuando la persona no tenga padre o madre registral. El dejar un espacio en blanco también es una forma de estigmatización.
  • A opinión del FDI, el TSE no ha dado argumentos convincentes de por qué debe incluirse nuevamente esta información. En sus redes sociales, el TSE ha explicado que: los nombres del padre y de la madre es información considerada de acceso irrestricto, que esta es importante para identificar personas con los mismos nombres y apellidos, y que existen escenarios prácticos en donde se requiere el nombre de los progenitores.

Sobre estos puntos, el FDI opina que los nombres del padre y madre son de acceso irrestricto y público, y son fácilmente localizables con el número de cédula. Basta un celular, tablet o computadora para poder ingresar a la página del registro civil y encontrar estos datos. Sin embargo, el nombre del padre y madre no es información suficiente ni necesaria para identificar personas con los mismos nombres y apellidos, ya que para eso está el número de cédula.

Además, el hecho de que por 18 años, el formato de la cédula de identidad no incluía esa información, sin consecuencias negativas para la población en general, demuestra que esa información no es necesaria.

“En el TSE no pensaron, al ordenar esta medida, en las personas que han sufrido agresión sexual, psicológica, o física de parte de su padre o madre registral. Desde el FDI solicitamos que el TSE demuestre que hubo un análisis técnico previo que establezca la necesidad de esta medida que violenta personas vulnerables e invisibiliza familias históricamente discriminadas”, dijo Mario Arias Chaves, integrante del FDI.

“Desde el FDI, le pedimos al Tribunal Supremo de Elecciones que no incluya el nombre del padre y/o de la madre en el nuevo formato de cédulas, porque esto resulta una acción violenta para quienes no tienen padre/madre registral y que tendrán que revivir el vacío y el abandono diariamente, o para de quienes sí tienen pero que han sufrido violencia e incluso incesto por parte de estos y que tendrán que vivir con el nombre del agresor o violador en un documento de uso obligatorio, y para quienes no tienen familias tradicionales heteroparentales y que tendrán que ver su derecho a la igualdad de nuevo vulnerado por el Estado costarricense”, agregó al respecto Larissa Arroyo Navarrete, abogada integrante del FDI.


Contactos:

Vocerías: Mario Arias Chaves - 8432-5301 • Larissa Arroyo Navarrete - 8822-1364

Prensa: Diego Pérez Damasco - 8882-8169 • Esteban Cubero Hernández - 8739-2239

Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.